En nuestra amplia trayectoria como abogados matrimonialistas en Zarautz hemos tenido la fortuna de atender de la forma más profesional a todos nuestros clientes, ofreciéndoles un servicio realmente eficaz y, lo que es más importante, el asesoramiento más completo. Por eso nos gustaría abordar en este post un tema poco conocido: la nulidad matrimonial.

Existen dos tipos de nulidades, la canónica (por la Iglesia) y la civil. En esta ocasión nos centraremos en esta segunda posibilidad.

Nos referimos a nulidad civil a la invalidación de un matrimonio por la existencia de un vicio o defecto esencial durante su celebración. Una unión que sea declarada nula será considerada como si nunca hubiera existido, salvo respecto al cónyuge que lo hubiera contraído de buena fe y respecto a los hijos.

Gracias a nuestra experiencia como abogados matrimonialistas en Zarautz podemos contarte que las causas para obtener una nulidad son múltiples y variadas. En primer lugar, serán declaradas nulas todas aquellas uniones que se hayan celebrado sin consentimiento, entre personas que sean menores no emancipadas o aquellas que ya se encuentren casadas.

Tampoco serán válidos los matrimonios entre parientes en línea recta por consanguinidad o colaterales hasta tercer grado, así como aquellos familiares en línea recta por adopción.

Los matrimonios en los que alguno de los contrayentes haya sido condenado como autor o cómplice de la muerte del cónyuge anterior de cualquier también serán considerados como nulos.

Además, desde el despacho de Natalia Damián Carballo - Judith Esnal Izaguirre queremos contarte que las uniones en las que no participe un juez, alcalde o funcionario o sin la presencia de testigos tampoco serán válidos. Lo mismo que los celebrados por error sobre la identidad de un contrayente o los que se hubiesen celebrado bajo miedo grave o coacción.